Page 68 - Demo
P. 68

DE IntERés
  figura 3. Equipos radiología, hemodinámica, angiógrafo digital, litotriptor, gam- macámara, simulador, planificador, equipo de cobaltoterapia, acelerador lineal en funcionamiento en cada hospital \[1\].
plantación de sistemas de calidad en todos los hospitales.
Por consiguiente, ya solo el ase- guramiento de la medición de los equipos de un tipo dentro de un mismo hospital, sería objeto de un proyecto. Si tenemos en cuenta la diversidad de magnitudes y equipos, se hace imprescindible una gestión metrológica sanitaria adaptada a la idiosincrasia propia del sector.
metroLogía en Los eQuipos deL seCtor sanitario
En el sector industrial, se han desa- rrollado planes, procedimientos y normas relacionados con la gestión de calidad y la gestión metrológica. La Norma UNE EN ISO 10012 \[7\], es- tablece requisitos para los procesos y equipos de medición y, además, determina algunas orientaciones para la confirmación metrológica y la gestión de los procesos de medi- ción en el sector industrial.
La Norma UNE 66180 \[6\], además de integrar las orientaciones y re- quisitos establecidos por la anterior, incluye directrices para la implanta- ción de estos requisitos. Asimismo, incorpora una herramienta de eva- luación del sistema de gestión de mediciones de una organización.
Sin embargo, se ha comproba- do que la trazabilidad metrológica de la mayoría de los equipos en el sector sanitario es bastante pobre o, en algunos casos, inexistente. El personal sanitario, aunque pueda saber que todo equipo necesita un mantenimiento, delega toda la res- ponsabilidad a los servicios técnicos especializados. Sería deseable que empezara a plantearse la metro- logía como una necesidad para el buen uso de la instrumentación.
Sin embargo, si se analizan los profesionales que trabajan en un hospital, en muchos casos sobrepa- san las 1000 personas y, además, existen con múltiples comisiones de trabajo (Figura 7).
Y es muy común la existencia de una o dos comisiones de trabajo in- volucradas con el sistema de calidad del hospital. Sería muy conveniente iniciar la implantación de esta ges- tión metrológica apoyándose en las comisiones de calidad ya existentes,
 figura 4. Ortopantomógrafos, densitómetros, electromiógrafos, etc., en funciona- miento en cada hospital \[1\].
comunes en algunos hospitales, en otros disponen de más de 25 (Figura 3).
En otras categorías se incluirían equipos tan habituales para la me- dicina preventiva como puede ser un densitómetro o de diagnóstico como es el electromiograma (Figura 4).
No se citan otros equipos más sencillos, como puedan ser termó- metros o tensiómetros, pero sí se incluyen instalaciones tan usuales como consultas, donde es habitual su uso. Hay hospitales que superan las 400 consultas (Figura 5).
Y, por último, se citan los quiró- fanos disponibles en cada centro (Figura 6).
Todos estos equipos están eviden- temente inventariados y presumible- mente bajo supervisión y manteni- mientos adecuados, posiblemente incluso regulados por requisitos le- gales. En muchos casos bajo la ges- tión de empresas subcontratadas que son diferentes de los propios fabricantes. No se han encontrado evidencias de la existencia de una gestión metrológica sanitaria que asegure la fiabilidad de las medicio- nes que realizan, aunque sí de la im-
68 tesla • OTOÑO 2018


















































































   66   67   68   69   70