Page 58 - Demo
P. 58

aCtuaLIDaD
  “Nuestra tendencia es sobrestimar los efectos de una tecnología
en el corto plazo y subestimar el efecto en el largo plazo.”
Roy Amara. Institute for the Future.
Recuerdo cómo un gran referente de la industria de tecnología mé- dica comenzó su charla durante
unas jornadas de formación de mi em- presa afirmando que más que en una época de cambios, nos encontramos en un cambio de época. Cambio que se avecina ante el advenimiento de la denominada revolución 4.0 que se es- pera impacte con contundencia en to- dos los ámbitos de nuestra sociedad.
La primera revolución se remonta a la incorporación de la máquina de vapor que permitió transitar de una produc- ción artesanal a una mecanizada. La se- gunda revolución vino de la mano de la electricidad, con la que se inició la pro- ducción en masa y la tercera se produjo gracias al desarrollo de la electrónica y la informática. Ahora nos encontramos ante las puertas de la irrupción de la automatización en masa vinculada a la aparición de tecnologías como la inte- ligencia artificial.
Sin duda el sector sanitario no per- manecerá inmune ante estos cambios. El futuro de la prestación sanitaria se prevé muy diferente del que tenemos hoy, pero esta evolución con seguridad no sucederá mañana sino tras un largo proceso de transformación que se anun- cia apasionante y traumático a la vez. Un sector que no será como lo es hoy y aunque no podemos aventurarnos con exactitud a predecir cómo será, sí pode- mos apuntar algunas tendencias que se espera influyan en dicho proceso.
Volvamos al presente. El modelo asistencial tal como lo conocemos
ahora difícilmente podrá enfrentar con éxito los retos que se avecinan. su coste ha crecido en los países de la OCDE durante las últimas décadas sistemáticamente por encima de PIB. Se enfrenta a un progresivo enveje- cimiento de la población, en la que se observa un aumento de la preva- lencia de las enfermedades crónicas con el incremento asociado de la de- manda de atención sanitaria. Demanda realizada por parte de pacientes cada vez más empoderados y, por lo tanto, exigentes (los pacientes están cada vez mejor informados y son más exigentes en cuanto a sus necesidades de salud y se documentan sobre las mejores prác- ticas que no dudan en exigir).
Para adecuar el modelo asistencial a las nuevas necesidades, este se ha de
reenfocar de una orientación a la actividad a una orientación a re- sultados. No se trata de producir más sino de hacerlo mejor y de forma más adecuada. La orientación a resultados impondrá un modelo de trabajo cola- borativo y más centrado en la patología a tratar que en el área de producción o servicio asistencial en cuestión. Algo que requiere de una mayor integra- ción de los diferentes niveles asis- tenciales, lo cual colisiona con la actual fragmentación del sistema sanitario; sistema que se verá obli- gado a evolucionar.
El paciente, cada vez más impa- ciente, demanda de forma más radical y nítida valor al sistema sanitario; valor que no reside en lo que le hacen sino en los resultados de lo que le hacen, así como el cómo y durante cuánto tiempo
 58 tesla • OTOÑO 2018
Carlos Jiménez Alonso
eL HospitaL deL futuro
Presidente de la comisión de ingeniería médica y sanitaria del coiim y de la aiim


















































































   56   57   58   59   60