Page 45 - Demo
P. 45

 probabilidad ínfima, pero no suele ocurrir.
El corazón de una resonancia es un imán superconductor capaz de ge- nerar un campo magnético de alta intensidad de forma constante, este imán supone más del 50 % del coste de la máquina. Actualmente se rea- lizan upgrades o modernizaciones de estos equipos, donde se sustituye todo excepto el imán pues este suele durar, con un buen mantenimiento, décadas; con ello se reducen consi- derablemente los costes a la vez que los equipos adquieren las últimas prestaciones del mercado.
A todo ello hay que sumar que cuando se instala una resonancia magnética en un hospital, hay una serie de consideraciones tales como la jaula de Faraday que debe de contener la sala y que se construye específicamente para dicha sala.
Si a esto se añade que el peso del imán supone varias toneladas, un cambio de imán a parte de lo com- plejo tanto a nivel técnico como lo- gístico, se convierte en un problema estructural, es decir, había que crear un nuevo recorrido para este imán con la única solución de “tirar pa- redes” y cortar accesos al hospital. Además, por supuesto, en un tiem- po mínimo ya que no puedes cerrar un hospital y derivar de forma inde- finida como si fuera una fábrica.
Para llevar a cabo todo ello es im- prescindible contar con la aceptación de todos los estamentos del hospital;
es decir, todos los servicios implica- dos y la Dirección. En este sentido, es fundamental contar con el respaldo de la Dirección del hospital.
A diferencia de cualquier activi- dad industrial, el ingeniero de un hospital realiza su trabajo en un en- torno no natural y de una dificultad añadida. Así, la cadena de transmi- sión hacia la cúpula directiva sue- le estar ocupada por personal no técnico, con un perfil mayoritario de gestión, por lo que se hace ne- cesario establecer un sistema de co- municación sencillo y claro que no deje lugar a la duda. Asimismo, esa comunicación con el personal sani- tario debe ser fundamental, pues el fin de un hospital es atender a los pacientes por medio del personal asistencial.
¿Qué suPonE La tECnoLogÍa sanItaRIa?
La gestión del mantenimiento o ad- quisición de la tecnología sanitaria en un hospital es uno de los mayo- res retos que te puedes encontrar una vez comienzas a trabajar en el sector sanitario. En las escuelas de ingeniería puedes estudiar infinidad de instalaciones tales como trans- formadores de baja tensión, grupos electrógenos, etc., pero no se sue- len ver respiradores, torres de lapa- roscopia, etc., además de todo lo relacionado con la alta tecnología.
Normalmente el ingeniero de un hospital no tiene una formación específica en tecnología sanitaria,
A FONREDvIstOa tEsLa
pero sí debe tener los conocimien- tos suficientes para saber distinguir y apreciar entre los avances tecno- lógicos que generan valor añadi- do y los que son simplemente un añadido tecnológico, pero sin valor funcional. En este sentido, cuando te enfrentas a la evaluación de la tecnología que existe en tu hospi- tal y, más concretamente, a la lla- mada alta tecnología te planteas las siguientes preguntas: cuál es el nivel tecnológico real de tu hospital y si está optimizado para el nivel de la actividad existente.
Aunque el concepto de alta tec- nología, está más o menos arrai- gado en el mundo sanitario, en realidad no existe una definición como tal de la misma. Así, hoy en día, la mayoría de los dispositivos y equipos sanitarios existentes en un hospital se pueden considerar de un nivel tecnológico alto, por lo que la labor del ingeniero consiste fundamentalmente en gestionar la intervención programada o correc- tiva por parte de los técnicos de alta cualificación.
Aquí es donde juega un papel importante la organización de los procesos, por lo que una de las ma- yores dificultades que te encuentras inicialmente, es compaginar los dis- tintos agentes que intervienen en las paradas de los equipos afecta- dos cuando hay una intervención tanto correctiva como preventiva: personal sanitario, personal técnico, servicio de medicina preventiva, se- guridad y logística. La coordinación de todas estas áreas recae sobre el ingeniero del hospital que, a su vez, tienes que transmitir de forma clara y sencilla los problemas que haya habido, a la Dirección.
¿Qué PERsPECtIvas tIEnE un IngEnIERo En un HosPItaL?
En la revolución tecnológica que es- tán experimentando los hospitales, la figura del ingeniero es fundamen- tal no solo en el mantenimiento o la gestión íntegra de los hospitales sino que en un futuro, el ingeniero estará integrado en todos los proce- sos del hospital.
  OTOÑO 2018 • tesla 45


















































































   43   44   45   46   47