Page 20 - Demo
P. 20

a fonDo
  Las cifras de tecnología sanitaria demuestran que el parque global es el más antiguo de las últimas décadas en un entorno de creciente
demanda y justo cuando la inversión y la innovación en Sanidad deberían ser un elemento clave de la prestación sanitaria y un incentivo para la recuperación económica
el principio, en todos los procesos del hospital en los que están relacionados. Desde la adquisición de nuevos equipos médicos, a los técnicos, organizativos, etc.
La construcción del nuevo hospital de salamanca, ¿qué principales ense- ñanzas ha dejado?
El proyecto está siendo mucho más en- riquecedor de lo que yo esperaba. Ya he manifestado al Consejero de Sani- dad, Antonio María Sáez, y al gerente regional del Servicio de Salud, Rafael López, mí agradeciendo por la oportu- nidad que me dieron.
Es muy largo de contar, esperamos dejarlo escrito, pero en grandes pin- celadas no solo ha sido el proyecto digamos “estructural”, sino el reto de transformar la organización que se nos ha brindado. Hemos aprendido mucho y en muchos niveles.
Enseguida nos dimos cuenta que los organigramas clásicos del equipo direc- tivo no valían en este proyecto y se creó una unidad trasversal, dependiendo de la Gerencia, donde miembros de todas la direcciones han estado trabajando únicamente para este proyecto. Eso hizo que el resto de compañeros tuvie- ran que asumir el trabajo del día a día, con un sobreesfuerzo para todos.
Una de las cosas más importantes que hemos visto, es que el plan funcional de un hospital debe hacerse en las cerca- nías de su ejecución. En el del Nuevo Hospital estaba desde 2013, cuando su ejecución ha sido en 2018. Las necesi- dades asistenciales habían cambiado en estos años. Así que tuvimos que estu- diar todos los planos e ir haciendo pro- puestas de modificación de espacios, tengo que decir que se han aprobado todos por parte de la Dirección General de Infraestructuras (con la que mante- nemos una magnífica relación) y el pro- yecto final estará mucho más acorde con las necesidades actuales.
Hemos tenido la oportunidad de trabajar en el proyecto de dotación y equipamiento tecnológico para el nue- vo hospital. Como yo digo “desde las sillas, a los aceleradores lineales” revi- samos todo el inventario del hospital, teniendo en cuenta el ciclo de vida de los aparatos, para decidir qué aparataje se trasladará. Estudiamos toda la tec- nología actual en presentaciones de las empresas a los profesionales implicados y los grupos de trabajo nos ayudaron a tomar las decisiones de hacía dónde debía ir un hospital de tercer nivel como éste. Con todas las opiniones realiza- mos un informe y un presupuesto que fue aprobado por la Consejería de Sani-
 aplicando la metodología Lean para realmente poner a los pacientes en el centro de nuestra organización.
La crisis ha ocasionado, entre otros efectos, un nivel de obsolescencia tecnológica en los hospitales públi- cos que nos ha llevado a la cola de los comparativos europeos publicados por CoCIR. Las comunidades autó- nomas difícilmente tienen capacidad para oxigenar esta obsolescencia que se ha generado y que se sigue agra- vando. ¿Qué se podría hacer desde el gobierno central para ayudar a resolver de forma estructural esta si- tuación?
Las cifras de tecnología sanitaria que se encuentra en las comunidades au- tónomas demuestran que el parque global es el más antiguo de las últimas décadas en un entorno de creciente de- manda y justo cuando la inversión y la innovación en Sanidad deberían ser un elemento clave de la prestación sanita- ria y un incentivo para la recuperación económica. Todo va mejorando a mar- chas aceleradas, desde las tecnologías de diagnóstico, monitorización, y so- porte a la vida, por ejemplo; así como los sistemas de información clínica para la gestión de los procesos asistenciales, que han demostrado su eficacia para mejorar los procesos clínicos, especial- mente la calidad y aumentar la seguri- dad de pacientes y profesionales.
La Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) ha hecho un estudio exhaustivo sobre el tema y, aunque hay expertos con muchos más conocimientos que yo, estoy de acuer- do en las propuestas de dicho estudio: abordar un plan de actualización tecno- lógica del equipamiento existente, esta- blecer criterios de valor en los procesos de adquisición y renovación, establecer criterios de valoración de las inversiones en tecnología que tengan en cuenta el ciclo de la vida, la calidad y el servicio,
evaluar el impacto de las nuevas tecno- logías en la eficiencia de los procesos asistenciales e inventariar los recursos tecnológicos disponibles. Claro que para las nuevas adquisiciones se nece- sita disponer de dinero, pero creo que las autonomías deberían trabajar con el Gobierno central la posibilidad de crédi- tos especiales para este proyecto.
El desarrollo tecnológico en los úl- timos años ha hecho que aparezcan nuevos conceptos y formas de enten- der y gestionar la tecnología, tales como, por ejemplo: ciclo de vida aso- ciado a la adquisición de la tecnolo- gía, Big Data como nueva herramien- ta predictiva mediante el análisis de datos, Lean Healthcare aplicado a la eficiencia en los procesos tanto asistenciales como no asistenciales, tratamientos personalizados ajustan- do el diseño tecnológico al paciente (fabricación aditiva), planes de reno- vación tecnológica basados en la efi- ciencia y oportunidad o adaptación dinámica a la continua evolución de la tecnología. ¿Cómo se podría in- tensificar que dentro del hospital se compartiesen de forma ágil y rápida las mejores (y peores) prácticas que se están desarrollando?
Toda nueva tecnología tiene relación tanto con los pacientes como con los profesionales y conlleva una modifi- cación en el funcionamiento del siste- ma. Se reducen las dosis, se mejora la imagen (lo que trae consigo una mayor claridad en el diagnóstico), se adelanta la recuperación o hay mayor capacidad de intervención (diagnóstica, terapéuti- ca, etc.). Todo ello puede repercutir en la demanda, disminuyendo las listas de espera. Acciones como el método Lean para reestructurar los procesos son muy positivos. También programas como el de “no hacer”, por el que se reducen pruebas. Y sería muy útil la implica- ción de los ingenieros sanitarios desde
20 tesla • OTOÑO 2018

















































































   18   19   20   21   22